Andino Kids

CONSEJOS KIDS

  • 11.04.2014

    Dejando el pañal

    Hacia los 18 meses de crecimiento del bebé es el momento justo para iniciar el proceso de control de esfínteres y uso de la bacinilla en vez del pañal, para algunos padres está tarea resulta difícil, tomar el hábito y saber entender los tiempos es para los niños una tarea clave en esta primera etapa, pero puede tardar hasta los 5 años e algunos casos, para que tu proceso sea fácil y tranquilo ten en cuenta estas recomendaciones:

    1. Inicia el proceso en el día, quítale el pañal mientras estás en casa con él, enséñale el cómo usar la bacinilla, en la noche vuelve a poner el pañal mientras se acostumbra. Para empezar el proceso en la noche, debes poner en su cuna un plástico debajo de las sábanas para evitar que el colchón se moje.

    2. Durante el día y la noche se debe motivar al bebé a ir al baño, llévalo, asesóralo y cuídalo en este proceso.

    3. Recuerda usar una bacinilla en la que él inicialmente pueda tener confianza, una bacinilla de piso para que él pueda apoyar sus pies es ideal, no puedes iniciarlo usando el inodoro ya que el tamaño no es proporcional al del bebé.

    4. Debes seguir el proceso sin pausa, para que el bebé logre culminarlo de la mejor manera, la práctica hace al maestro y para ellos es fundamental convertirlo en una rutina.

    5. No sirvas líquidos luego de las 6 de la tarde y tampoco desapruebes las actitudes del bebé durante el proceso, no lo juzgues si no puede o si llega a orinarse, apóyalo e indícale que debe estar atento y debe avisarte para que tu lo acompañes al baño.

    6. Ten en cuenta que tanto los niños como las niñas inician su aprendizaje sentados y que durante el proceso pueden ocurrir accidentes como orinarse en el momento justo de quitar la bacinilla u hacerse en los calzones.

    7. Finalmente es fundamental que los padres inviertan suficiente tiempo en este proceso, además deben felicitarlo y elogiar sus logros y alcances en el proceso de aprendizaje.

    Recuerda tener paciencia, trabajar en equipo y recordar un poco como fue tu proceso, dar ejemplo al niño y permitir que te vea vivir esa situación le permitirá tener confianza en él mismo y hacerlo como lo haces tu.